"Construyendo hogares sólidos y relaciones estables"

LOGO-WEB-MXF-2019-ancho
La Asociación Más por la Familia sin ánimo de lucro que se dedica a trabajar por y para las familias canalizando todos sus esfuerzos en la restauración de las relaciones rotas, tanto en la pareja como entre padres e hijos, hijos y padres y demás familiares, propiciando la mejora de la calidad de vida y estableciendo los puentes para la construcción de hogares fuertes y sanos.

S.O.S TENGO UN HIJO ADULTO

“Cómo mejorar la relación con tus hijos adultos”

¡Buenas noticias…, no es demasiado tarde! ¡Usted puede mejorar su relación con sus hijos mayores!

Si su estómago se revuelve por sus malas decisiones; usted no lo había planificado de esa manera; su corazón sufre cuando ellos participan en conductas autodestructivas, o ve que acaban de añadir una relación más tóxica a su lista de amigos. Puede que se sienta paralizado/a al darse cuenta y ver cómo acumulan deudas en su tarjeta de crédito, y el poco o ningún esfuerzo que hacen para encontrar un trabajo. Está frustrado/a al observar cómo desperdician sus vidas al pasar incontables horas enviando y recibiendo mensajes de texto o en las redes sociales, o tal vez con los videojuegos, viendo cómo adormecen sus mentes.

Cuando les motivamos a moverse por su propia cuenta, ellos reaccionan con acusaciones, culpándonos que les estamos echando de casa. Se niegan a respetar las reglas del hogar y se sienten como mártires si se les dice que nos ayuden con las tareas domésticas. Quizás descubre con consternación que están viviendo con alguien, que tienen hijos – ¡sus nietos! – pero no tienen planes para casarse y formar un hogar.

Los esfuerzos para tratar de hablar con ellos, sólo terminan en estallidos, en gritos; Se van alejando y van manipulándole con no llamar o venir lo menos posible a casa. Entonces es cuando sentimos ese nudo en el estómago que no desaparece fruto de la consternación. Usted está abrumado/a con sentimientos de resignación, sin esperanza, y se pregunta «¿De qué sirvió? Nada parece funcionar. ¿Y ahora qué hago?”.

“S.O.S Tengo un hijo adulto” comienza justo donde usted está.

El primer paso es recuperar la perspectiva. Ha terminado la paternidad. Ahora, usted debe ver a sus hijos como adultos… como Dios lo hace, incluso si ellos no actúan como adultos. El hecho de que ellos no quieran crecer no es excusa para no tratarlos como una persona adulta.

Desde una perspectiva renovada, debemos tomar el siguiente paso respondiendo a esta pregunta: ¿Elige usted hablar con ellos de adulto a adulto en lugar de padre a hijo? Ese cambio ha reparado muchas barreras relacionales. El simple hecho de hablarles no les motiva a crecer. Aprenda una forma sencilla de dar consejos, incluso cuando no lo pidan, y de abrir sus mentes cerradas.

Usted será capaz de responder adecuadamente, cuando ellos no optan por seguir su consejo.

Es verdad que las lágrimas no traen el cumplimiento de sus expectativas; en cambio, los hechos ayudan a que se cumplan sus sueños. Ajuste sus expectativas a la realidad actual y gane un poco de alivio. Recuerde, usted hizo lo mejor que pudo con la información y la madurez que tenía cuando crio a sus hijos, pero, al igual que nosotros que cometimos errores, usted descubrirá cómo dar y recibir perdón desde el corazón y no ser controlado por la culpa y el arrepentimiento.

Autor:
Dr. Chuck Lynch es fundador y presidente del ministerio PRINCIPIOS PARA LA VIDA (Living Foundation Ministries, www.living-foundation-ministries.org), que tiene como objetivo ayudar a otros mediante el consejo bíblico, seminarios sobre temas específicos de vida cristiana y formación de consejería bíblica para creyentes en sus iglesias. Chuck Lynch ha servido al Señor como pastor y como profesor de consejería en dos Universidades cristianas. Es conferenciante internacional en temas relacionados con la familia, entrenador de consejeros bíblicos y autor de varios libros. Se ha graduado en Biola University, en Talbot Theological Seminary, y en Trinity Evangelical Divinity School. Chuck y su esposa Linda residen en Kansas City, Missouri, EEUU; llevan 48 años de matrimonio, tienen 2 hijas casadas y 4 nietos.

El Dr. Lynch lleva más de 50 años en el ministerio, y ha dedicado estos últimos 12 años a viajar con su esposa por el mundo y dar seminarios de formación en lugares donde Dios le abre puertas y le pone en contacto con creyentes interesados (21 países en 5 continentes). Un gran círculo de personas en EEUU, agradecidas por la bendición y ayuda que han recibido mediante su ministerio, están financiando estos viajes, de modo que puede ofrecer también formación en países donde el pueblo de Dios no tiene
muchos recursos económicos.